Posiblemente, mi escena favorita de toda la saga x-men.